LA PERLA

 

LA PERLA es un conjunto de elementos gráficos de libre distribución producidos en noviembre de 2004, con ocasión de la Trienal Poli/Gráfica de San Juan, Latinoamérica y el Caribe.

Las imágenes presentadas en la serie de postales LA PERLA, Oct’02 y en la publicación LA PERLA, EL DÍA DESPUÉS fueron seleccionadas de un total de 87 instantáneas facilitadas por vecinos del barrio del mismo nombre, en el Viejo San Juan. En ellas se muestran los efectos de una incursión policial en las viviendas y la vida cotidiana del vecindario.

 

El día después

“Si tan sólo tocaran la puerta”

La Perla es un barriada pegada al famoso Morro del Viejo San Juan. Se trata de una invasión cuyos primeros datos de ocupación por cimarrones y libertos son del siglo XVII. La Perla -llamada por algunos “la barriada más pintoresca del mundo”- es por su ubicación, antigüedad y tradición, uno de los barrios emblemáticos de Puerto Rico.

Pero como sucede en muchos de los barrios populares de la isla, el negocio de la droga está presente y ocupa cierto espacio en la vida de la comunidad. Sin embargo eso no es lo único que está en juego en este vecindario. La ubicación privilegiada de La Perla la hace un bocado muy apetecible a constructores y desarrolladores urbanísticos, que la ven como el próximo enclave turístico de lujo. ¿Qué “mudanzas” se están preparando en La Perla?

En octubre del 2002 hubo una violenta incursión policial, en busca de drogas y armas, que dejó huella en muchas casas de La Perla. El resultado también incluyó la destrucción de la propiedad de algunos vecinos y la instalación de piquetes de guardias, que apostados en los únicos ingresos del barrio, pusieron a todos sus habitantes bajo constante vigilancia durante casi un año.

En diciembre de 2003 me encontraba colaborando con un proyecto artístico en La Perla, en esa ocasión un vecino creyó oportuno entregarnos un lote de casi 90 fotografías. Ellas fueron captadas luego de los destrozos de 2002 y muestran los efectos de dicha incursión. Son imágenes tomadas con un ánimo documental y de denuncia y han servido como material del expediente del caso. Con la autorización de sus autores, me he valido de estas imágenes para ponerlas en circulación mediante la publicación de una serie de postales de distribución libre.

Cercanas sin saberlo a la tradición de la fotografía de guerra o a la de práctica forense, estas instantáneas – aficionadas aunque para nada ingenuas- apuntan el ojo fotográfico y lo enfocan sobre espacios afectados por el desastre. Ofreciendo una visión de la devastación ejercida, desde la mirada del testigo, y basándose en evidencia visual, buscan la huella que ha quedado grabada en el lugar de los hechos tanto como en la memoria.

La devastación que muestran incide específicamente en el ámbito de lo privado y lo trastoca, poniendo en evidencia su vulnerabilidad. Los espacios domésticos fotografiados en La Perla, devienen públicos como efecto de la violencia y vuelven a serlo como producto de la publicación y difusión de sus imágenes. De ahí en adelante se establece un antes y un después radical, en el que el espacio íntimo y privado se transforma en un espacio distinto, otro. Lo cotidiano se vuelve de pronto extraño, inquietante, y en algunos casos materia de morbo e incredulidad.

Estas fotografías permiten iniciar un recorrido que va desde la alteración del espacio doméstico y su intimidad, a la impresión de un material gráfico, pasando por la huella de los recuerdos, para intentar una re-interpretación de las imágenes y los hechos. El resultado no es ni natural ni artificial, pero obedece a una puesta en escena que -con sus ausencias y silencios- aspira a “revelar” esta cadena de marcaciones e improntas.

 

LA PERLA, OCT' 02 y LA PERLA, EL DÍA DESPUÉS, son parte del eje Insertos de la Trienal Poli/Gráfica de San Juan, Latinoamérica y el Caribe. Se estarán presentando en el Centro de Artes Populares entre diciembre de 2004 y marzo de 2005. Viejo San Juan, Puerto Rico.